Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

A la hora de acudir a la ducha, sea para relajarse después de haber enfrentado un largo día de trabajo, para prepararse para ir a dormir o para prepararse para ir a trabajar o a estudiar, que la temperatura del agua sea agradable es una de las mayores prioridades de las personas, debido a que esto incide directamente en su comodidad y en su bienestar. En este sentido, el calentador de gas es un dispositivo que cumple un rol clave en todas las viviendas, siendo el encargado por excelencia de garantizar que se pueda tener la temperatura deseada en el agua. 

Pese a ello, al igual que sucede con otros equipos que puede haber en la casa, lo cierto es que el calentador de gas también puede sufrir daños e inconvenientes que lleven a un mal funcionamiento o a que no encienda cuando se abre el grifo. Considerando que la mayor parte de las personas han atravesado este problema alguna vez, vamos a contarte acerca de los principales problemas que pueden llevar a que el calentador de gas no encienda al abrir el grifo y cómo resolverlos.

1. Hay un bloqueo en el módulo de control

Uno de los problemas frecuentes que puede llevar a que el calentador de gas no encienda a la hora de abrir el grifo tiene que ver con un bloqueo en el módulo de control. Al bloquearse el módulo de control, el calentador de gas no puede funcionar de la forma adecuada, por lo que es posible que no sea capaz de encender cuando se abre el grifo.

¿Por qué se puede dar un bloqueo en el módulo de control?

Varias son las formas en que se puede ocasionar un bloqueo en el módulo de control del calentador de gas. Una de las más frecuentes tiene que ver con la ubicación del calentador de gas en un espacio en el que este pasa a estar expuesto con frecuencia a la humedad, generándose con el tiempo distintos daños en los componentes. 

Posible solución para bloqueo en el módulo de control

En caso de que se detecte que este es el problema en el calentador, se trata de una cuestión de solución sencilla. Por lo general, puede ser suficiente con intentar resetear el dispositivo para que este se desbloquee y vuelva a funcionar de la forma adecuada. No obstante, si esto se intenta más de una vez y no funciona, puede ser necesario acudir a un servicio técnico para que pueda resolverlo de forma profesional. 

2. El caudal de agua es muy bajo 

En ocasiones, el problema con que el calentador de gas no encienda no está vinculado necesariamente al dispositivo en sí mismo, sino al suministro de agua. La mayor parte de los calentadores requieren de un caudal mínimo de agua y de una determinada presión para poder llegar a encenderse. Si esto no pasa, es posible que el dispositivo no encienda.

¿Por qué puede haber un caudal de agua muy bajo?

Una de las razones que puede llevar a que el caudal de agua sea bajo tiene que ver con problemas en el suministro de agua de la vivienda en sí misma. Si esto pasa, es necesario comunicarse con la empresa que gestiona dicho suministro para indagar respecto de los problemas que puedan llevar a ello. Pero, además, es frecuente que existan fallas en la regulación del calentador o que se hayan dado cúmulos de suciedad que obstaculizan la salida del agua en cantidades suficientes para motivar el encendido del calentador. 

Posible solución para caudal de agua muy bajo

En caso de que el problema no se encuentre en el suministro de agua de la vivienda, lo que se recomienda es desconectar el calentador y hacer una revisión para observar si el caudal es el esperable o si hay suciedad acumulada que pueda estar generando limitaciones en el paso del agua. Si esto es lo que se observa, va a ser necesario realizar una buena limpieza del equipo antes de volverlo a conectar, intentando después nuevamente.

3. No hay batería 

Junto con las causas mencionadas anteriormente, otra de las razones frecuentes que puede conducir a que el calentador de gas no se encienda al abrir el grifo tiene que ver con que este no tiene batería suficiente para poder funcionar. Especialmente en el caso de los calentadores automáticos esto es algo que se puede dar con frecuencia, ya que las baterías se pueden agotar. Además, en algunos modelos, se puede revisar y ver que la chispa efectivamente enciende, pero no de la forma suficiente para generar un aumento en la temperatura del agua. Si esta es la señal que se encuentra, lo más común es que se deba a falta de batería.

¿Por qué se agota la batería?

Como hemos dicho anteriormente, en determinados equipos, especialmente en los automáticos, las baterías pueden agotarse cada cierto tiempo. Por eso es que se recomienda hacer un mantenimiento de ellas teniendo en cuenta la vida útil que se les atribuye. Pero, además, hay que tener en cuenta que en algunos casos, en particular en los de los calentadores por hidrogeneración, estos pueden tener el problema de que el sistema no es capaz de enviar corriente al módulo de control. 

Posible solución para cuando se agota la batería 

Para poder dar respuesta a este inconveniente, se debe simplemente reemplazar la batería que el calentador de gas tiene puesta por una nueva. En cambio, si se trata como se dijo anteriormente de un calentador por hidrogeneración, es posible que se necesite de una revisión llevada a cabo por un técnico especialista. 

4. Hay problemas en el suministro de gas 

Finalmente, otro de los problemas que podemos encontrarnos respecto de los calentadores de gas está relacionado, otra vez, no con el equipo en sí, sino con el suministro de gas de la vivienda. 

¿Por qué se dan problemas con el suministro de gas?

Una de las razones más comunes de que el calentador de gas no encienda al abrir el grifo por cuestiones vinculadas al suministro de gas tiene que ver con que el depósito de combustible se haya vaciado. Pero también puede suceder que la llave esté simplemente cerrada o que haya daños en el regulador.

Posible solución para problemas en el suministro de gas

Si se observa que la llave del calentador de gas está abierta de forma adecuada, es necesario revisar el regulador para ver que funcione también. Si esto pasa, el problema puede estar directamente en la compañía de suministro de gas que provee de gas a la vivienda. Ello también puede verificarse abriendo una hornalla en caso de tener cocina a gas, para ver si hay problemas.