Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Las personas que son aficionadas al bricolaje a menudo buscan nuevos retos y la capacidad de elaborar soluciones diferentes para el hogar. Una de las creaciones más atractivas es hacer una silla de madera tradicional desde cero, solo con tus propias habilidades.

Para ello, es necesario manejar bien el material y conocer todas las partes de la silla que se van a requerir. Esto ofrece la posibilidad de trabajarlas por separado para después unirlas y obtener el fantástico producto final personalizado.

A continuación te vamos a mostrar cuáles son las partes más importantes de la silla y como fabricarlas paso a paso hasta conseguir un resultado impecable.

Las partes que forman una silla

Todos tenemos en nuestra cabeza la forma de una silla común, aunque pocas veces reparamos en las partes diferenciadas que hay en cada una de ellas. Para elaborar tu propia silla es interesante que las conozcas.

Son las siguientes:

  • El respaldo: la pieza que sirve para apoyar la espalda al sentarse y se encuentra en la parte trasera del mueble.
  • El asiento: es el principal punto de apoyo del cuerpo al utilizar una silla y se encuentra en la parte inferior.
  • El apoyabrazos: para adquirir una postura cómoda en la que los brazos se incorporan estas piezas en los laterales.
  • Las patas: indispensables para que la silla tenga una altura adecuada, son las que ejercen el contacto con el suelo. Estas se pueden hacer de diferentes medidas para adaptar el producto a su uso o a la altura de una mesa en concreto.

Esto es lo más importante para crear una silla simple con todas sus piezas correspondientes. No son demasiadas, así que es uno de los muebles más gratificantes para realizar por tu cuenta.

Los materiales para hacer una silla

Estos son los materiales y herramientas que vas a necesitar para crear tu propia silla:

  • Madera al gusto
  • Un martillo
  • Clavos
  • Una pistola de clavos (opcional)
  • Un metro
  • Una lija
  • Un cincel
  • El barniz
  • Tacos o fieltro para la base de las patas
  • Una sierra o similar

Si consigues reunir estos materiales ya tendrás todo lo necesario para hacer tu mueble desde cero. Como podrás comprobar, son todos muy fáciles de obtener sin necesidad de tener acceso a proveedores profesionales, pues en cualquier ferretería tendrás la oportunidad de comprarlos.

Cómo hacer una silla paso a paso

Estos son los pasos para hacer una silla tradicional con éxito.

Las medidas

Lo primero que debes hacer es tomar medidas para decidir las proporciones de la silla. Para esto te puedes basar en otro mueble que tengas y que presente este mismo tamaño, o amoldarlo a tus necesidades como, por ejemplo, la altura de una encimera o una mesa de tu hogar para que encaje en ese espacio.

Las patas

A la hora de ponerse manos a la obra lo más recomendable es empezar por cortar lo que serán las patas de la silla. Lo más importante en este proceso es que las medidas sean exactamente idénticas en todas ellas, ya que de lo contrario vamos a tener un mueble que se tambalea o que no está recto. Además, puedes comprar listones cuadrados o redondos para hacer el diseño a tu gusto.

El asiento

Lo más sencillo en este caso es hacer un asiento cuadrado. De esta forma, solo hay que preocuparse de hacer un dibujo recto de idénticas medidas en sus lados sobre la madera y seguir con rigor las marcas a la hora de cortar. El grosor de la madera, para que sea estable, puede ser de unos 5 centímetros.

Hacer el respaldo

En este caso podrás cortar una pieza con forma más rectangular o también cuadrada, de nuevo, esto va a formar parte de tu gusto personal y del diseño que deseas efectuar. Durante este trabajo, como ocurre con todo lo anterior, lo crucial va a ser cortar con rigor y conseguir un acabado verdaderamente simétrico, recto.

Lijar la madera

Cuando tengas todas las piezas cortadas tendrás que lijarlas con un producto que sea lo suficientemente grueso. Esta maniobra es de gran utilidad para conseguir un acabado delicado, que sea suave y que no quede tosco. Verás como va tomando un aspecto mucho más atractivo conforme avances en este proceso.

Color o barniz

En este punto tienes dos opciones. Una es pintar primero la silla del color que más te guste con un tipo de pintura apta para este material. La otra opción es dejarla con el aspecto de madera natural, para lo cual debes poner directamente un barniz transparente que proteja el material de las erosiones externas.

Ensamblar el respaldo

Para colocar el respaldo hay que hacer una muesca en las patas de la silla y, sobre todo, hay que asegurar muy bien las medidas de la pieza para que todo encaje a la perfección. Lo ideal es marcar los puntos primero con un lápiz antes de hacer la muesca definitiva.

Fijar todas las piezas

A la hora de unir todas las piezas para obtener la silla totalmente montada, el truco más sencillo es usar una pistola de clavos. Si deseas hacerlo a mano tendrás que estar más concentrado para hacerlo con precisión y evitando dañar las piezas de tu mueble.

Colocar el fieltro

Colocar el fieltro o las tapas correspondientes va a ser el paso final para que la nueva silla quede montada al completo y se pueda empezar a utilizar. Todo esto se puede hacer seguido, en una jornada de trabajo, o ir haciéndolo por partes en varios días si te resulta más cómodo.

Consejos finales

Recuerda que podrás decorarla como quieras y variar la forma de la silla a tu gusto personal. Te hemos indicado cómo hacer una pieza tradicional cuadrada, sin embargo, con estos mismos pasos puedes dar formas circulares o semicirculares si conoces bien las técnicas para cortar la madera en estos formatos.

Lo último que te quedará por hacer será probar la silla y comprobar que es estable, que no se tambalea y que está bien sujeta. Si ves que no es muy segura, siempre puedes reforzarla un poco con más clavos antes de llevarla a su espacio definitivo para usarla.