Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El lavavajillas es uno de los grandes aliados de la vida cotidiana de las personas. No solamente ayuda a resolver parte de las tareas domésticas de una forma mucho más cómoda, sencilla y, además, ecológica, debido a que permite lavar grandes cantidades de vajillas utilizando una cantidad considerablemente menor de agua de la que se podría necesitar a la hora de lavar a mano. En este contexto, las averías y problemas que pongan en riesgo el funcionamiento del lavavajillas pueden ser de las grandes pesadillas de cualquier persona que acude regularmente a este electrodoméstico. Por eso, a continuación, vamos a contarte acerca de los principales motivos por los que el lavavajillas puede funcionar mal y sus soluciones.

1. El lavavajillas no enciende

Dentro de los múltiples problemas que pueden verse en un lavavajillas, uno de los más comunes y que más temor genera es que este no encienda. Los motivos que pueden llevar a que esto pase son variados y te los contamos a continuación.

¿Por qué el lavavajillas no enciende?

En la mayor parte de los casos, este tipo de avería está relacionada a que el fusible de la instalación está dañado. Pero también puede ser algo simple como que el grifo de agua se haya cerrado sin tener plena conciencia de ello. 

Posible solución para cuando el lavavajillas no enciende

Lo primero que se recomienda hacer en estos casos es comprobar que la manguera del agua del lavavajillas no esté obstruida. Si esto pasa, a veces puede ser suficiente con una simple limpieza. No obstante, si no, es posible que se requiera cambiarla porque la manguera en sí misma no está funcionando bien. En caso de que nada de esto funcione, lo mejor va a ser acudir a un técnico especialista que pueda hacer una revisión completa del equipo a fin de detectar el problema que está causando que el lavavajillas no encienda y resolverlo.

2. El consumo de sal es excesivo

En segundo lugar, uno de los problemas que podemos encontrarnos y que puede llevar a que el lavavajillas no funcione adecuadamente tiene que ver con un excesivo consumo de sal.

¿Por qué mi lavavajillas tiene un consumo de sal excesivo?

Cuando es esto lo que sucede con este tipo de equipos, las razones que llevan a ello pueden ser variadas. Por un lado, puede deberse a que el dosificador está dañado, haciendo que el tapón de la sal no sea capaz de cerrarse de la forma hermética en que lo necesita. Además, puede pasar que la placa electrónica del equipo esté dañada. 

Posible solución a cuando el lavavajillas tiene un consumo de sal excesivo 

Si esto es lo que le pasa a tu equipo, lo mejor puede ser consultar a un técnico, debido a que es el que va a poder detectar cuál de las piezas se ha dañado y podrá ofrecer una respuesta integral a ello.

3. El lavavajillas no carga agua suficiente 

Además de las mencionadas con anterioridad, otra de las averías más comunes que un lavavajillas puede llegar a sufrir se observa cuando este deja de cargar agua o lo hace pero no en las cantidades suficientes para ejercer su tarea de la forma esperable. Una de las consecuencias directas de ello es que el lavavajillas deja de lavar bien, por lo que se puede identificar este problema si se observa que la vajilla empieza a salir sucia tras un lavado.

¿Por qué el lavavajillas no carga agua suficiente?

Una de las principales razones que pueden llevar a que el lavavajillas deje de cargar agua o lo haga en cantidades insuficientes tiene que ver con obstrucciones en la manguera, como puede ser el caso de que esta esté doblada por una mala ubicación. Además, puede pasar que el filtro de ingreso del agua esté sucio y se hayan generado obstrucciones como consecuencia de ello.

Posible solución a cuando el lavavajillas no carga agua suficiente

Si esto es lo que pasa, lo primero que se recomienda hacer es revisar la manguera para evaluar si ha quedado en una mala posición que pueda llevar a que se obstruya. Además, va a ser importante revisar que esta no tenga suciedad acumulada y proceder después a revisar el filtro de ingreso del agua para evaluar si está sucio. En estos casos, es indispensable desconectar el equipo, realizar la revisión, limpiar la manguera o el filtro y comenzar de nuevo. 

4. El lavavajillas no desagua

Finalmente, cuando el lavavajillas no funciona adecuadamente, uno de los problemas más comunes es que este no es capaz de desaguar como se espera. Cuando esto pasa, se puede ver que queda una importante cantidad de agua en el fondo del aparato, cuando este en realidad debería quedar prácticamente seco.

¿Por qué el lavavajillas no desagua?

Dentro de las múltiples razones que pueden llevar a que un lavavajillas no desagua, una de las más comunes tiene que ver con que la bomba esté obstruida por suciedad acumulada o por algún objeto que ha pasado hacia allí. Además, puede suceder que la manguera haya quedado doblada o que exista un atasco en las tuberías. 

Posible solución a cuando el lavavajillas no desagua

En los casos en los que se empieza a ver este problema, lo mejor es identificar primero qué es lo que está causando la avería. Es decir, es necesario investigar para saber si se trata de la manguera que está doblada o de alguna obstrucción. Tras haber hecho esta revisión se deberá proceder a la limpieza de las partes afectadas por la suciedad que impide su correcto funcionamiento, a la vez que se deberá colocar la manguera en una posición en la que pueda quedar más holgada y no corra el riesgo de impedir el correcto flujo del agua.